Argumentos
La bella durmiente

Prólogo

El bautismo

El Rey Florestán y su esposa han invitado a todas las hadas para acompañar, como madrinas benéficas, el bautismo de la princesa Aurora. Sin embargo, los reyes olvidaron invitar al hada Carabosse, que se hace presente en la ceremonia profundamente disgustada y anuncia que, cuando Aurora sea una doncella, se pinchará con una aguja y morirá. El Hada de las Lilas, que aún no ha otorgado su gracia, señala que la princesa no morirá, pero permanecerá dormida durante cien años a la espera de ser despertada por el beso de amor de un príncipe.
 
Acto I

El hechizo

En la fiesta de celebración del cumpleaños de la princesa Aurora, llegan cuatro príncipes desde distintas tierras para solicitar su mano. Durante la fiesta, una extranjera obsequia a Aurora un ramo de flores entre las cuales se oculta una aguja. Fascinada por el regalo, Aurora danza con el ramo en sus manos, pero se hiere con la aguja y cae inerte. La extranjera echa hacia atrás el manto que la oculta y muestra su verdadera identidad: es el hada Carabosse que se regocija por haber logrado su propósito. Cuando Carabosse desaparece, el Hada de las Lilas se hace presente para cumplir su promesa. Un sueño mágico desciende sobre todos, y el bosque avanza, encerrando el palacio entre sus ramas.
 
Acto II

La visión

Cien años más tarde, el joven príncipe Florimond se interna en el bosque en una expedición de caza, separado de sus cortesanos y servidores. Aparece ante él el Hada de las Lilas, que le relata lo ocurrido con la princesa Aurora. El príncipe ruega al Hada que lo guíe hasta la joven y, cuando llega hasta el lugar en el que reposa Aurora, la despierta con un beso, destruyendo el hechizo.
 
Acto III

La boda

Los personajes de los cuentos de hadas llegan para celebrar la boda de Aurora y Florimond, y todos bailan en honor de la joven pareja.

Independencia 3721 1º C (C1226AAC) Buenos Aires - Tel.: 5263 - 0323 - info@avantialui.com.ar