Argumentos
El ángel de fuego

En una hostería, Renata, atormentada e histérica, confunde a Ronald con Enrique, un ex amante a quien asocia con su ángel guardián. Ronald, enamorado de ella, acepta llevarla a la ciudad de Colonia para un encuentro con Heinrich. La pareja trata de encontrar a Enrique por arte de magia: Ronald se muestra frustrado después de una visita al mago Agippa de Nettesheim. En tanto Renata ha encontrado a Enrique, y rechazada por éste urge a Ronald que luche con él. Ruprecht pierde la pelea. Renata amenaza con dejar a Ronald, cuya pasión física obsesiva contrasta con los recuerdos de su ángel guardián. En un jardín a orillas del Rin, aparecen Fausto y Mefistófeles; Renata le arroja un cuchillo a Ronald, acusándolo de estar endemoniado. Ronaldo observa como el diablo devora lenta y furiosamente a un criado y como luego lo resucita de un basural. Ronaldo se encuentra en la sala del Inquisidor, un fanático dedicado a investigar una historia de posesión diabólica; sus dudas surgen de una novicia: Renata. Aparecen signos de posesión; al comenzar los rituales del exorcismo, la histeria se apodera de la comunidad del convento y la ópera concluye cuando el Inquisidor proclama a Renata culpable de hechicería, condenándola a morir en la hoguera.

Independencia 3721 1º C (C1226AAC) Buenos Aires - Tel.: 5263 - 0323 - info@avantialui.com.ar